“El ojo, o mejor la mente, no goza de aquello que se percibe sin esfuerzo, con una simple ojeada, y por lo tanto, lo mira sin especial curiosidad o interés.”

HUMPHRY REPTON, paisajista. 1795.